Hay un ALETEAR DE VENGANZAS
que respiran la noche
un sueño agotado
una caricia sin rostro
un anónimo grito

Hay un eco   una bala   una promesa
un silecio a rajatablas
una duda   una sospecha
y para colmo un pasado que no acaba


* De poemas que arden la memoria

No hay comentarios:

Quedarse

E legimos nuestro exilio. Algunos cruzamos las fronteras de la tierra y otros las del alma. A veces ambos adioses se en...