ALICIA


Alicia está sentada, rumiando la tarde, viendo pasar los buses repletos de gente, de escolares. Tiene en los ojos la convicción de todas las derrotas, las manos ásperas de las escobas y el futuro guardado en un billete de lotería. Está, como se puede estar en un mundo de solos.

Una casa para mi hija, un carro para mi hermano y la vida entera para mí piensa, mientras palpa en el bolsillo el boleto que seguro le dibujará por lo menos una sonrisa.

Y el domingo, con el sol amadrugado y las ganas de otro presente en los labios, se mira una a una las ausencias que le surcan el rostro y se sienta acompañada de la misma soledad con que se queja el mundo.


Foto tomada de www.elartistadebarrio.es 
 

No hay comentarios:

Olores

Alargo la mano para tocar el aroma del queso derretido en aceite de oliva. Cierro los ojos y la oscuridad de los párpados tiene el tac...