Una mariposa disecada sobre el escritorio

Tiene (¿tuvo?) las alas blancas, tornasoladas más bien… supongo que su presencia, como tantas otras de ellas, fue una fiesta en el jardín, su batir de alas debe haber sido como los versos del viento o la brisa cuando muere la tarde. Su cuerpo minúsculo y negro contrasta con el arcoiris nácar de sus extremidades por el que surcan filamentos que parecen hojas, caídas del otoño de algún recuerdo.

Ahora está quieta, disecada sobre el escritorio que vela los incumplidos y después de las rutinas de una oficina como cualquiera. Su muerte, quién sabe si provocada, la suspendió entre dos vidrios y un marco de madera. Viene de Aruba la tornasolada mariposa que yace sobre el viejo escritorio. Su venganza es verme escribir institucionales y huecos sinsentidos durante ocho horas, cinco días a la semana.

3 comentarios:

JP dijo...

ja ja... buen final.

Anónimo dijo...

para ver si te llega, mando un beso primero y luego mi comentario
dan

Luis Sixto Loli Perdomo dijo...

Hola, hace poco estuve en Machu Picchu, y volviendo de la puerta del sol Vi un ejemplar vivo revoloteando al lado del camino, fue preciosísima. Sabes cuál es el nombre de la especie?

Quedarse

E legimos nuestro exilio. Algunos cruzamos las fronteras de la tierra y otros las del alma. A veces ambos adioses se en...