Desear(te)


El futuro, así nos quede un día más por vivir.
Una tarde de lluvia en el balcón.
La esperanza en la humanidad.
Un domingo de madrugada para escuchar el sol cuando nace.
Una película de amor, que sea desparpajadamente cursi, para recordar lo que he perdido.
Verme en el espejo, un miércoles por ejemplo, y no sentirme abatida por la rutina o la nostalgia.
Tu voz al despertar.
El rumor del mar, que como el amor, se cuele entre los sueños y me acaricie.
El final de un libro que no se acabe, sino que viva en la memoria.
Un poema al oído que sea como una declaración de amor cuando ya creíamos que nos habíamos rendido.
La paz verdadera, es decir, la paz y la justicia porque si no están juntas, no son.
El sosiego.
La certeza del trabajo bien hecho.
La honestidad como una religión que tiene por único dios al otro.
Encontrar la belleza en la cotidianidad.
Que el periódico de cuenta de las alegrías juntas y deje de ser un parte de miserias.
El silencio en vez del grito.
El aroma del café recién colado.
Los ojos de mi madre.
La vejez sin abandono.
Un país que sea un país y no un desierto.
Los olores a especias en un almuerzo entre amigos.
Una copa de malbec, compartida mejor.
Una cama deshecha por el roce y el tacto de tu cuerpo y del mío.
Cocinar escuchando trova porque canta lo que siento.
Decir lo que se piensa sin más prohibición que la de herir al prójimo.
Tus fotos un viernes por la noche y saber de qué paisajes vienes.
Soñar, soñar y poder emprender el vuelo.
Creer en la utopía aunque solo sea para alumbrar el camino.
Encontrarte porque hemos decidido juntar fragmentos para querer una vez más.
Otra copa de malbec.
Y otro amanecer.
Y el futuro y el amor aunque sean por un día, un mes, un año, o lo que queda en la arena de nuestras vidas.

No hay comentarios:

Desear(te)

E l futuro, así nos quede un día más por vivir. Una tarde de lluvia en el balcón. La esperanza en la humanidad. Un domingo de madr...