En una guitarra

En una guitarra cabe el mundo. Las cuerdas son los ríos que cantan las voces de la tierra. La madera de su contorno son los árboles cansados de estar mudos.
En una guitarra cabe la humanidad. En una guitarra vive el hombre que moja sus manos en las aguas que danzan y se tensan, y con ese sonido alumbra la memoria.

En una guitarra duerme el hombre todos los sueños, en una guitarra que lleva su nombre y todos los nuestros. En una guitarra la muerte no es posible, ella es mundo, río y tierra. Una guitarra es sobre todas las cosas el hombre que tensa las cuerdas y con ellas rasga la noche para que sea eterna. 


A José Luis Lara, guitarra que rasgó la noche más oscura para quedarse en los ríos que alcancen a ver nuestros ojos.

1 comentario:

Leer Entender dijo...

Daniela Saidman que belleza, que sentmiento, que voz. un abrazo a tí y a todos los que apreciaron y apreciarán a José Luis Lara

Quedarse

E legimos nuestro exilio. Algunos cruzamos las fronteras de la tierra y otros las del alma. A veces ambos adioses se en...