Los abrazos



Maneras de abrazar hay muchas y también son muchas las formas de ser abrazados. Hay abrazos que abrasan. Y otros que inundan. Hay abrazos que como un río sumergen y de ellos se sale casi asfixiado. Hay abrazos entre sábanas que nos dejan sin aliento y otros que son fríos y duelen como un adiós. Algunos hay que son apenas un gesto y otros para los que basta una mirada. En algunos quisiéramos quedarnos para siempre, aunque sean de un verano. Hay abrazos que son muchos, abrazos que se dan juntos como pueblo y futuro. Abrazos hay de todos los tipos y cada uno se ajusta a nuestra talla, los abrazos nunca sobran y seguro siempre faltan. Hay abrazos alegres y otros que se visten de luto. Hay abrazos mudos, mientras que otros  provocan algarabía. De algunos hay que irse pronto y algunos a los que nunca alcanzamos a llegar aunque procuremos la cercanía. De los abrazos, los mejores, son los que nacen del amor, esos son los que se quedan para siempre y dejan arrugada el alma que es la encargada de contabilizar las veces y las formas en que nos hemos dado a los demás.

1 comentario:

Wilfrido José gonzalez rosario dijo...

Me gusta mucho tu publicaciòn. Gracias. Y abrazos.

Cuerpos

F rente al espejo nos sentimos vulnerables. Al amor o a la soledad. Sin embargo, el cuerpo nos acompaña desde la primera memoria. Llega...