Bolivia: Encuentro de Intelectuales y Artistas en defensa de la libertad


Reunidos en Bolivia intelectuales y artistas comprometidos por la transformación libertaria de la sociedad declararon su lucha por la soberanía del país latinoamericano


Aunque con la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética algunos proclamaron el fin de la historia, la extinción del segundo mundo, la realidad latinoamericana de estos principios de siglo demuestra que aún los pueblos y los habitantes de esta Nuestra América, tierra saqueada y explotada, hacen realidad la utopía, la que hoy más que posible es imprescindible. Y también estas vidas vividas de las gentes y sus esperanzas demuestran que hoy es necesario el compromiso y la defensa de los movimientos libertarios que andan en busca de sus voces, las que durante centurias fueran acalladas y dominadas por el hambre y la miseria impuestas desde los centros del poder, primero coloniales y luego imperiales.

Así, más de sesenta intelectuales y artistas del mundo se dieron cita, a finales del mes de julio de 2008, en Bolivia, para abrir espacios de reflexión y debate acerca de la realidad boliviana y el proceso de cambios impulsado desde enero de 2006, por el gobierno de Evo Morales. Hombres y mujeres que desde sus haceres y sentires muestran que el arte y el compromiso van juntos, que el arte se nutre de los pies descalzos y las manos obreras y campesinas, que las palabras, las imágenes y el fuego nacen de la necesidad de decir y decirnos, de contar y contarnos, la historia que fue y la que nacerá de la rabia y el canto, de la memoria y del presente.

INTELECTUALES DEL MUNDO
El brasileño Frei Betto, los belgas Francois Houtart, Armand Mattelart y su esposa Michelle Mattelart, el nicaragüense Ernesto Cardenal, el estadounidense William Ramsey Clark, el cubano Abel Prieto, el venezolano Héctor Soto, el puertorriqueño Andy Montañéz e Hidelbrando Pérez, de Perú. Además del periodista belga Michel Collon y sus colegas Richard Gott (Gran Bretaña) y Pascual Serrano (España), así como la pacifista norteamericana Cindy Lee Sheehan, entre otros, se reunieron en Bolivia en el Encuentro de Intelectuales y Artistas del Mundo por la Unidad y Soberanía de Bolivia.

En el marco de la actividad se celebró un intercambio entre ministros y autoridades de cultura de las naciones integrantes de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA y del Mercado Común del Sur, MERCOSUR.Conferencias en universidades y centros de investigación promovieron la apertura de los claustros universitarios, como espacios efectivos para la reflexión sobre la coyuntura política que vive Bolivia hoy, país que se encuentra entre la voluntad de transformación de los muchos que poco tienen y una minoría que trata de mantenerse en las cúspides del poder económico y político.


POR VENEZUELA
En el encuentro el ministro del Poder Popular para la Cultura de Venezuela, Héctor Soto, manifestó la necesidad de promover el intercambio entre los intelectuales y la población, con el objetivo de fomentar el debate a favor de las aspiraciones populares.Las declaraciones del ministro se enmarcaron en el Encuentro, que se inauguró el lunes 28 de Julio y se desarrolló hasta el miércoles 30, en La Paz.

El titular del Ministerio de la Cultura venezolano consideró necesario no desarrollar las discusiones únicamente entre filósofos, sociólogos, historiadores, politólogos o artistas, sino también nutrirse de la sabiduría popular, concentrándose en el encuentro de saberes. "Es importante el papel de los intelectuales aportando ideas y criterios, pero creo que además de relacionarse entre ellos, deben sumergirse un poco más en las bases sociales para escuchar esos pareceres", manifestó.

En este sentido, subrayó que en esas reuniones con la población, los académicos pueden sorprenderse al encontrar verdaderos analistas y defensores de la liberación, con sus propias propuestas. "En Venezuela realizamos un evento de filósofos y no lo hicimos encerrados, los sacamos por todos los barrios del país y se llevaron muchas sorpresas, al ver a personas que no van sólo a escuchar a un filósofo, sino que tienen sus puntos de vistas", destacó."Cuando se dijo que la historia se había acabado, que todo se resolvería con el capitalismo y el neoliberalismo, ellos –los pueblos y algunos de sus intelectuales- estaban resistiendo. Y ahora están en Latinoamérica, que está desarrollando propuestas frente a las políticas neoliberales", enfatizó el ministro Soto.


POR LA LIBERTAD
La historia de Bolivia como la del resto de los países de Latinoamérica está sembrada de luchas y esperanzas. Los pueblos originarios que llevan en sus espaldas más de quinientos años de hambre impuesta han empezado a enarbolar las banderas de otros mañanas. Aunque despacito y muchas veces con tropiezos los pueblos de esta América india, negra, mestiza… han empezado a mirarse el ombligo y las heridas aún abiertas, se dan la mano y se encuentran menos solos y se animan a construir otro futuro. Los días que vienen son de contradicciones y vaivenes, lo nuevo no termina aún de nacer y lo viejo se resiste a morir, pero estos gritos paridos del hambre y la esperanza deben alumbrar las generaciones que habrán de venir.




DECLARACION DE LA PAZ
"La Red de Redes En Defensa de La Humanidad, integrada por intelectuales, artistas y activistas sociales de todo el mundo, desde su creación en la ciudad de México en el ano 2003, ha acompañado los esfuerzos de liberación social de los pueblos y sus luchas contra el imperialismo. Por ello, estamos presentes hoy en Bolivia para respaldar el proceso democrático y revolucionario que impulsan el pueblo boliviano y el gobierno de Evo Morales.

Estas transformaciones se inscriben en la búsqueda de alternativas económicas y políticas al neoliberalismo, que se desarrollan hoy día en América Latina de forma más profunda que en cualquier otro continente, por lo cual tienen un impacto emancipatorio mundial. Los grupos que dominaron Bolivia durante décadas, y que aún mantienen gran parte del poder económico y mediático, son los mismos que sometieron a la pobreza, al atraso y la discriminación racial a la gran mayoría de su población.

Tres millones de bolivianos y bolivianas se han visto obligados a buscar en otros países unas mínimas condiciones para sobrevivir. Esta tendencia sólo se revertirá cuando la estructura económica de la Nación pueda recuperarse de la injusticia, desigualdad y exclusión que sufrió hasta ahora.

Respaldamos las reformas estructurales que encara en la actualidad el gobierno boliviano, pues permiten avizorar un futuro que colmará las expectativas de los sectores marginados de esta sociedad, en particular de los pueblos originarios y de los movimientos sociales.

Nos solidarizamos con las políticas de inclusión que preservan y fortalecen la democracia, la participación popular y la unidad del país, por encima de los intereses y ambiciones de sectores minoritarios que buscan fragmentarlo.

Del mismo modo, apoyamos las iniciativas destinadas a consultar al conjunto del pueblo boliviano sobre su futuro.

Apoyamos también la labor de los intelectuales y artistas bolivianos que hoy contribuyen firme y activamente a la integridad nacional, la pluralidad cultural y el progreso de todos los habitantes del país.

Convocamos a los gobiernos, organizaciones internacionales y a todos los ciudadanos del mundo a contribuir a que prevalezcan la unidad y la soberanía de Bolivia y que el ejercicio democrático convocado para el próximo 10 de Agosto transcurra en un ambiente de paz, tolerancia y respeto a las decisiones soberanas del pueblo.

Nosotros, hombres y mujeres participantes de este Encuentro, nos comprometemos a trabajar activamente por la unidad y el progreso de Bolivia, rica en tradiciones y fructífera en realizaciones, así como a difundir hacia el mundo sus logros y aspiraciones, que son hoy fuente de esperanza para la humanidad.

La Paz, 29 de Julio de 2008
* La foto es de Fernando Sasonne
** El texto fue publicado el Domingo 04 de agosto en el Diario de Guayana

No hay comentarios:

Cuerpos

F rente al espejo nos sentimos vulnerables. Al amor o a la soledad. Sin embargo, el cuerpo nos acompaña desde la primera memoria. Llega...